Nuestro Terruño

[Desde Medrano hasta las faldas del Serradero en Sojuela]

Pequeñas parcelas en las faldas de la Sierra de Moncalvillo

A las faldas del Moncalvillo, en el pequeño pueblo de Sojuela nace Ojuel, situado en el centro de La Rioja, al sur de Logroño. La Sierra de Moncalvillo es la estribación más septentrional del Sistema Ibérico. La zona de cultivo de la vid se sitúa entre los 550 y 700 metros de altitud, con un clima de transición continental-mediterráneo que da lugar a vendimias tardías y equilibradas en acidez y alcohol. Viñas de tempranillo y garnacha situadas en cerros y zonas expuestas a los vientos permiten obtener uvas de la calidad y sanidad necesarias para producir Ojuel, el mejor Supurao de Rioja.

En la foto, Mila, madre de Miguel, en plena 'vendema'.

LA PLANA

A unos 550 m sobre el nivel del mar, junto a Entrena, mirando a los valles del Ebro y del Iregua. Suelo franco arenoso, en ocasiones arcillosos y sobre todo muy pedregoso, lo que impide que el agua y los diferentes elementos queden retenidos en el suelo, y lixivian con rapidez, dando lugar a un suelo pobre y muy seco. La vid sufre estrés hídrico durante el periodo estival. El manejo de la vid debe hacerse con cuidado, regulando muy bien podas, labores culturales y carga de uva, para que la planta pueda terminar su ciclo vegetativo y la uva pueda llegar al final de maduración. Es tierra para variedades rústicas: garnachas, viura y algún mazuelo. La vid se complementa con almendros y tierras yecas que sirven de cobijo a la flora y fauna local. Restos de guardaviñas evidencian la tradición vitícola de esta zona.